Presentación

Campaña Kits de Emergencia '07

Campaña Kits de Emergencia '07

Ayudar al progreso social de una comunidad es ayudar a dibujar un horizonte de futuro.

Con la campaña Kits de Emergencia, desarrollada conjuntamente con Acción contra el Hambre, invitamos a nuestros clientes a formar parte de esta iniciativa solidaria con la que ayudar a salvar vidas de niños de Malawi.

De esta forma, y en función de la distribución de los folletos y materiales de comunicación de nuestros clientes, se donan Kits de Emergencia para ayudar a salvar vidas.

Nunca fue tan fácil hacer tanto por tan poco.

Qué es un Kit de Emergencia

El Kit de Emergencia sirve para que un niño con síntomas muy graves de desnutrición pueda seguir un tratamiento completo de 30 días que le salve la vida.

Se aplica en 3 fases:

FASE 1: 7 días para volver a la vida

Cuando un niño llega al Centro de Nutrición de ACH presenta síntomas muy graves de desnutrición. No tiene energías, su cuerpo esquelético contrasta con su enorme estómago aumentado por la acumulación de parásitos, ni siquiera puede permanecer sentado.

Inmediatamente se le pone una sonda nasal por donde administrarle sales rehidratantes. En los primeros días, la medicación para tratar las infecciones de un niño desnutrido es importantísima. Cada tres horas debe tomar pequeñas cantidades de leche terapéutica F-75, un preparado especial muy nutritivo que ayuda a restablecer el metabolismo.

FASE 2: 15 días para devolverle la sonrisa

En esta fase se introduce una nueva leche terapéutica,la F-100.

La alimentación deja de ser por sonda nasal y poco a poco se introducen las papillas con cereales, azúcar aceite, etc. El niño recupera la sonrisa, las ganas de jugar y de volver a estar de pie.

FASE 3: 8 días para volver al hogar

Es el momento en que el niño recupera las fuerzas y deja de depender de la alimentación especial. Empieza a comer el "plato familiar", compuesto por los productos de su zona, para ir acostumbrándose de nuevo a ellos.

Y también recupera la confianza en sí mismo, la vitalidad y la alegría de vivir.

Por ejemplo, un niño de 3 años en severo estado de desnutrición (5,5 kg, lo que pesa un bebé de 4 meses en España) alcanza 30 días después un peso de 10,8 kg.

Cada Kit de supervivencia consta de:

  • 1 bolsa de sales de rehidratación
  • 1,5 kg de papilla de maíz y soja
  • 250 g de aceite
  • 21 g de complejos vitamínicos y minerales
  • 23 bolsas de leche terapéutica F-75 y F-100
  • 3 cápsulas de vitamina A
  • 1 comprimido de ácido fólico
  • 21 comprimidos de hierro
  • 1 tratamiento contra elpaludismo
  • 30 comprimidos de antibióticos
  • 5 comprimidos desparasitarios
  • 2 vacunas contra el sarampión

 

Un cuento de hambre y princesas (Natalia Anguera, ACH)

Mi nombre es Natalia Anguera, y coordino la delegación en Cataluña de Acción contra el Hambre. El pasado mes de Julio, visité nuestros proyectos en Malawi, el corazón de África Subsahariana, donde Acción contra el Hambre actúa en proyectos de nutrición para menores de 5 años, y de seguridad alimentaria en las zonas agrícolas más desfavorecidas.

Yo llevaba en la cabeza los datos: una esperanza de vida que no alcanza los 40 años; una prevalencia del SIDA del 14,2 % entre la población general, que llega al 17% entre los niños desnutridos; hambrunas recurrentes; una sociedad que estigmatiza a los seropositivos… Durante mi viaje, les fui poniendo caras: algunas con gestos de resignación, pero la mayoría de ellas con sonrisas y expresiones de orgullo y desafío.

En la Unidad de Rehabilitación Nutricional del Hospital en Lilongwe (capital del país), se encontraban unos 48 niños, pocos, en comparación con los que se pueden llegar a atender en los meses de enero-febrero, periodo en el que las familias han agotado las reservas de maíz, pero aún no han podido recoger la nueva cosecha. Allí conocí a Princess, una auténtica “princesa” de casi 3 años, capaz de robarte el corazón en 10 segundos, con su mirada vivaracha, sus pasos pequeñitos, y sus abrazos enormes. La niña llegó a la Unidad en un estado de desnutrición aguda severa, añadida a su condición de seropositiva. Tras recibir durante 1 mes el tratamiento del “kit de supervivencia” (leche terapéutica, vacunas, vitaminas, papilla…), Princess volvía a sonreír, con fuerzas para enfrentarse a un futuro incierto.

Por desgracia, la lucha contra el hambre sigue: en Malawi, y en muchos lugares más. Por ello, la colaboración de particulares y empresas, como Traycco, es vital para que desde Acción contra el Hambre podamos seguir atendiendo a los más vulnerables.

Desde estas líneas, nuestras más sinceras GRACIAS.

 

Anímate y colabora con Acción Contra el Hambre